Queenstown, un icono turístico de Nueva Zelanda

Queenstown es una ciudad turística maravillosamente situada a orillas del lago Wakatipu, en la región de Otago en el suroeste de la Isla Sur de Nueva Zelanda. A lo lejos se pueden ver las montañas de los Alpes del Sur y las Remarkables, con sus picos cubiertos de nieve reflejándose en las tranquilas aguas azules del lago.

La ciudad está perfectamente situada para llevar a cabo todo tipo de actividades al aire libre, en todas las épocas del año. En invierno, llega mucha gente para esquiar, pues hay pistas a menos de media hora en coche para amantes de este deporte de todos los niveles, además de pistas de esquí de fondo. Y si hace buen tiempo, puedes tomar un helicóptero o un avión con patines para acceder a los picos más remotos, a los que no se puede llegar de otra manera.

En verano, puedes probara el rafting en aguas bravas, el senderismo, la equitación, la pesca, las excursiones en helicóptero y los cruceros por el lago. Las motos acuáticas son un invento neozelandés, y no son aptas para los pusilánimes. Estas motos pueden llegar a alcanzar los 70 kilómetros por hora al delizarse por el agua mientras pasan zumbando junto a los cañones de las montañas.

Además, Queenstown es también la patra del famoso puenting. La primera empresa dedicada a este deporte fue creada aquí por A.J. Hackett en 1988. El puente suspendido de Kawaru fue su primera sede, pero, hoy en día, hay otros cuatro entre los que elegir. Todo un lujo para los aficionados a esta emocionante actividad.

Si los deportes de acción te resultan pesados, hay un montón de alternativas más tranquilas, como el Kingston Flyer (un viejo tren de vapor que viaja entre Kingston y Fairlight), el viejo asentamiento de la fiebre de oro de Arrowtown, y las raras aves en peligro de extinción del parque de ave y kiwis.

Foto vía Todo Viajes al Extremo y Más