El Krak des Chevaliers, un magnífico castillo cruzado

El Krak des Chevaliers se encuentra en Siria. Con un aspecto de fantasía infantil hecho realidad, está situado en un acantilado al lado de lo que había sido la única ruta de Antioquía a Beirut y el mar Mediterráneo. Se llega por carretera desde Damasco, pasando por Homs, en unas cuatro horas.

Se trata de unas fortalezas mejor conservadas del mundo y el más grande de los castillos de los cruzados. En el 2006, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Hoy en día, este castillo se ha convertido en una de las principales atracciones turísticas de Siria.

En 1144, el Krak des Chevaliers fue entregado a los Caballeros Hospitalarios como su centro de mando en Siria. Los Hospitalarios lo reconstruyeron y lo ampliaron hasta convertirlo en el castillo cruzado de mayor tamaño en Tierra Santa, añadiéndole un muro exterior de 30 metros de grosor con torres de vigía de 8 a 10 metros de ancho, creando un castillo concéntrico excepcional.

El castillo abarca una zona de 3.o00 metros cuadrados y contiene 13 enormes torres, así muchos almacenes, cisternas, pasadizos, puentes y establos. Resistió más de 12 asaltos musulmanes (incluso del gran Saladino) durante las Cruzadas hasta que el sultán de Egipto, Baibars, lo conquistó en 1271.

El Krak des Chevaliers es uno de los pocos sitios en los que se ha conservado el arte cruzado en forma de frescos. Su importancia fue tal que el rey inglés Eduardo I lo usó como modelo par sus castillos en Gran Bretaña.

Se trata de una de las obras cumbre de la arquitectura militar. La vista desde su torres resulta incomparable. Se puede ver desde el monte Líbano hasta el hueco de Homs,  e incluso el mar Mediterráneo brillando bajo el sol.

Para el inolvidable T.E. Lawrence, el Krak des Chevaliers es el castillo más admirable del mundo. Un lugar para visitar, disfrutar y recordar.

Foto vía TravelPod

Comments are closed.