Descubriendo Uruguay: Colonia del Sacramento

Uruguay

Colonia del Sacramento es uno de los principales destinos turísticos de Uruguay. Ubicada al suroeste del país, en la ribera norte del Río de la Plata y a 177 km de la capital, tiene como principal atractivo su casco histórico, que data de 1680.

Fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1995, por ser una fusión interesante del estilo de arquitectura colonial portuguesa y española. La ciudad es accesible también vía fluvial desde Buenos Aires, Argentina. Un destino obligado para todos los amantes de viajes y turismo.

La ciudad es la única fundada por los portugueses en las costas del Río de la Plata, quienes desde entonces se la disputaron con los españoles, en la búsqueda de extender sus tierras. Hoy, las casas de piedra con techo a dos y cuatro aguas de los portugueses, coexisten con las construcciones las construcciones de ladrillo y techos de azotea de los españoles.

Dada su cercanía con la capital, es común visitar Colonia del Sacramento por un fin de semana, escapar del bullicio de la capital hacia un emplazamiento tranquilo para disfrutar de la diversidad de ofertas turísticas y culturales.

Alojamiento

La ciudad ofrece además interesantes facilidades de hotelería y transporte, incluyendo importantes cadenas hoteleras internacionales. Los habitantes de Colonia del Sacramento están habituados a los turistas y son amables y experimentados para recibir a los turistas.

Clima

El clima en Colonia del Sacramento es templado, como en todo Uruguay, lo cual permite visitar el lugar en cualquier época del año – y permite la recorrida de la ciudad a pie o en carros tirados por caballos. Las temperaturas oscilan entre los 22 y los 30 Cº, disminuyendo hasta 5 Cº en invierno.

Qué visitar

Casco histórico de Montevideo:Recorriendo la ciudad se podrán apreciar desde calles empedradas, faroles coloniales, tejas “musieras” fabricadas usando como molde las piernas de los esclavos, casas antiguas que se han vuelto museo, el “Portón de campo” – puerta de la ciudad antigua – , la Plaza Mayor, la Plaza de los Toros, un faro al que aun se puede subir, y la casa de los gobernadores portugueses, entre otros. Es recomendable aceptar el servicio de alguno de los guías turísticos que ofrecen su compañía al recorrer el lugar y aportan sus explicaciones, relatos y leyendas sobre la historia y la cultura colonial.

Museos:Los museos de la ciudad conservan su historia, incluyendo objetos y vestimenta coloniales, de distintas épocas y procedencias. La oferta museística es amplia e incluye el Museo Municipal, Museo Portugués, Museo Indígena, e incluso la Casa del Virrey y de otros personajes históricos. También es posible visitar las instalaciones de la estancia Anchorena, que es hoy el lugar de descanso de los presidentes de Uruguay.

Religión:La religión de los pueblos europeos que habitaron la ciudad y de sus habitantes actuales también se deja entrever al visitar la Basílica del Santísimo Sacramento, las ruinas del convento San Francisco, y la primera capilla construida a la Virgen de Schoensttat.

Establecimientos rurales: Para quien viaja en familia, un paseo interesante para conocer lo típico del agro uruguayo es la recorrida por los establecimientos rurales El Terruño y Don Miguel, donde se podrá disfrutar de almuerzos, paseos a caballo y en carreta, y visitar el tambo.