Coro, una encantadora ciudad colonial venezolana

Fundada en 1527 por Juan de Ampies, la adorable y relajada ciudad de Coro (Venezuela) alberga muchos edificios coloniales hermosos, como el de Los Arcaya, uno de los mejores ejemplos de la arquitectura del siglo XVIII. Construida por colonos españoles, Coro es la capital del estado Falcón y la ciudad más antigua de la Venezuela occidental.

Debido a su historia, cultura y su bien conservada arquitectura colonial y republicana, Coro fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1993. Fue el primer lugar venezolano en recibir esta prestigiosa distinción.

El puerto de coro, con sus calles adoquinada y cientos de edificios históricos, refleja una gran variedad de culturas, como el estilo morisco español y la influencia holandesa con su colonia de Curaçao. Los edificios tradicionales de Coro están construidos con adobe, una tierra reforzada con una técnica conocida como “baharaque”.

Salpicada de magníficos jardines y plazas sombreadas, en Coro se halla el cementerio judío más antiguo del continente americano, ademá de la cruz de madera más vieja de Venezuela, situada en la plaza que se alza frente a la iglesia de San Clemente, un monumento nacional y el lugar en el que se celebró la primera misa en Venezuela.

Además, esta preciosa ciudad tiene una atmósfera tropical, sus coloridas casas están pintadas en añiles intensos, burdeos fuertes y amarillos ocre, mientras que el encanto de sus paseos maravilla al turista que llega a Coro.

En esta localidad venezolana se hallan también varios museos interesantes como el Museo Diocesano, la Casa de las Ventanas de Hierro, el Museo del Balcón de los Arcaya, el Museo de Arte Contemporáneo y el Museo de Arte de Coro.

Por último, rodeada de las enormes dunas de arena del parque nacional de Los Médaos de Coro (único desierto de Venezuela), y de los exuberantes jardines del jardín botánico, Coro tiene atractivos para todos los gustos.

Foto vía Tripadvisor